El cristal con que se mira

Juan Vida

Juan Vida y el cristal que nos mira: del síntoma al sinthome

José Luis Chacón

Todo cuadro está hecho no por el pintor sino por
los que lo miran y le conceden sus favores.
Marcel Duchamp

Según la enseñanza de Lacan, a diferencia de la de Freud, el arte no es interpretable. Más bien al contrario, muchas de las obras de arte explican y anteceden a cuestiones clínicas.
De la exposición El cristal con que se mira de Juan Vida podemos aprender “eso” que sus piezas despejan de lo real. Y no hacerlo desde el significante, sino a parir de la letra con la que se inscribe el síntoma; síntoma sin sentido que apunta a aquello que se encuentra más allá de lo que se dice, más allá de lo que puede incluso decirse, en lo que llamamos trozos de real: algo que el lenguaje no puede absorber o transmitir completamente. En cada propuesta, en cada pieza de Juan Vida, convergen dos vías: la del sentido y la del goce, que está más allá del sentido. Nos concierne más esta última que hiere la vista, más allá del pensamiento o la ideología. El síntoma, entonces, ya no es una metáfora, sino una especie de escritura del goce, un sinthome.

Comparte

Deja un comentario