El cristal con que se mira

Juan Vida

Imágenes de doble filo

Ángeles Mora

Miro estas imágenes y una extraña sensación me invade. No es fácil definirla porque son imágenes de doble filo. La belleza y el dolor en una sola hoja para que nos corte doblemente por dentro. Pero aún hay otro filo más que me hiere al contemplar estos provocadores collages: precisamente el que me dice que no somos ajenos a la violencia que denuncian. Sabemos que es una consecuencia de las relaciones de dominio y desigualdad en que nos movemos, y no sólo no parece que estemos implicados hasta el fondo en que desaparezcan, sino que aceptamos con desidia lo que nos corroe socialmente. Cada una de estas imágenes bellas y repugnantes a un tiempo nos señala una violencia subterránea y cotidiana, el horror que se nos escamotea y que a veces aparece en sus más drásticas consecuencias: el crimen. En el dolor no hay belleza, no la hay en los malos tratos que ocultan las paredes de nuestras casas. Pero la belleza cruel de estos cristales de Juan Vida nos obliga a mirar el horror que hay por debajo, la violencia, la humillación, el dominio que mata. Y nos recuerda lo que preferimos olvidar. Ese es el cuchillo que más corta.

Comparte

Deja un comentario