SONETO500

Pincel divino, venturosa mano, de Gutierre de Cetina

Pincel divino, venturosa mano,
perfecta habilidad, única y rara,
concepto altivo do la envidia avara,
si te la piensa enmendar, presume en vano.

Delicado matiz, el ser humano
nos muestra cual el cielo lo mostrara;
beldad cuya beldad se ve tan clara
que al ojo engaña el arte soberano.

Artífice ingenioso, que sentiste
cuando tan cuerdamente contemplabas
el sujeto que muestran tus colores,

dime: si como yo la viste,
el pincel y la tabla en que pintabas
y tú ¿cómo no ardéis, cual yo, de amores?


Gutierre de Cetina (Sevilla, 1520-Puebla de los Ángeles, México, 1554)

Comparte

Deja un comentario